Agustín Lucas: "No somos un fútbol pobre, somos un fútbol empobrecido"

Estrellas de la Selección, técnicos y futbolistas uruguayos se unieron para lograr una revolución. Agrupados bajo el movimiento Más Unidos Que Nunca, reclaman mejores sueldos, condiciones de trabajo y que se reparta de forma equitativa el dinero entre todos los clubes. Sufrieron censura y falta de respuesta de la empresa Tenfield, la otra parte involucrada en esta lucha y el conflicto continúa vigente. Una realidad similar a la que ocurrió en Argentina con Agremiados apenas cruzando el charco.

Agustín Lucas es una de las voces más visibles de todos los futbolistas celestes, quienes se encuentran en pleno conflicto por sus derechos de imagen con el gremio que los representa y la empresa Tenfield S.A., fundada por el empresario Francisco "Paco" Casal, junto a Enzo Francescoli y Nelson Gutiérrez, que es dueña de los derechos televisivos desde hace muchos años. En los últimos meses las diferencias se pusieron más en manifiesto y estrellas de la talla de Luis Suárez o Diego Godín, entre otros, enviaron un mensaje pidiendo un fútbol uruguayo #MasUnidosQueNunca.

-Para el que no conoce su situación, ¿qué es lo que los futbolistas uruguayos están reclamando?

-Lo que nosotros estamos reclamando es transparencia. Nos parece que las cosas, y sobre todo en los últimos meses, se han alejado de la honestidad. Y ese reclamo deriva en el pedido de renuncia porque sentimos que no nos representan como socios o como trabajadores del fútbol. A pesar de que también ellos fueron obreros del fútbol o lo son aún y que en su gestión, que tiene muchísimos años, han logrado un montón de cosas en pro del fútbol uruguayo. Pero en este momento responden a los intereses de la empresa que tiene los derechos televisivos y no a los intereses de los jugadores, que les planteamos que nos estamos informando, que conocemos el estatuto y nuestros derechos y que vamos a pelear por ellos. Ellos decidieron con acciones directas apoyarse en el vínculo que tenían con la empresa y no con este nuevo movimiento de jugadores. Siento que los principales responsables somos nosotros mismos, los jugadores de fútbol.

-¿Por qué?

-Por no estar al tanto de lo que sucede con nuestros derechos y los estatutos que rigen nuestra profesión. Por no prestar nuestros servicios y nuestras ideas a los dirigentes del gremio, lo que genera a la vez que estos dirigentes actúen quizás en soledad y sean parte de naturalizar lo que pasa en el fútbol uruguayo hace muchos años. Un monopolio de una empresa, también forjada por ex jugadores de fútbol, con los derechos televisivos, con los derechos de imagen, pero sin embargo los principales responsables somos nosotros. Porque este gremio se vincula con la empresa de una forma que nosotros creemos no es beneficiosa para nada y lo que nosotros hacemos es reclamar. Pero ese vínculo tiene muchos años y las cosas están muy instaladas. Por eso nosotros queremos quebrar en la historia, marcar un punto de inflexión y que acá hay un cambio. Y eso ya está claro.

-¿Qué significo para vos y para todo el grupo la movilización que hicieron ante la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales?

-Yo creo que lo que sentimos en general es el reconocerse como trabajadores, como obreros. Y que por transitiva nos hace reconocernos a nosotros como colegas realmente. No solo del equipo o de haber jugado juntos o en contra los fines de semana, sino colegas de tener derechos y obligaciones. De tener una carrera sabiendo cual es nuestra función dentro de la sociedad y en nuestro propio trabajo. O cual ha sido hasta el momento, que fue solo la de jugar. A partir de ahora conocemos otro espectro de las cosas. Se amplió la visibilidad nuestra más allá del juego. Pero que va seguir siendo un once contra once con una pelota sola y la cosa es meterla en el arco. Para eso es lo que uno se prepara, pero al ser un trabajo también implica ciertos derechos que ambas partes tienen que cumplir. Por lo tanto, en este caso queda claro porque la dirigencia termina apoyándose en la empresa y no en nosotros. En esa marcha sentimos el orgullo de ser jugadores de fútbol y estar haciendo una carrera atrás de una pelota. Y ese orgullo alcanzó lugares que en otro momento de la historia se ha alcanzado como en la huelga del 48, que inició toda esta gesta mutual y fue liderada por Obdulio Varela.

-Sufrieron censura y falta de respuestas de la empresa Teinfeld, ¿de qué manera creés que se puede solucionar el conflicto?

-Nosotros ante la censura de Teinfeld escondiendo o tapando las pancartas que nosotros ingresamos a nuestro lugar de trabajo que es la cancha, como medida de lucha y que dicen #MasUnidosQueNunca por nuestro fútbol, que las cámaras se alejaban o filmaban otras cosas y los comentaristas hablaban de cualquier otra cosa y que en los programas ni siquiera se mencione el conflicto. Todo ese tipo de censura que me parece gravísimo porque eso no pasaba en Uruguay desde la dictadura, nosotros lo contrarrestamos tomando una medida de lucha que es no dar entrevistas dentro de la cancha, no autorizar los banners de publicidad, no recibir el premio al mejor jugador del partido y puntos de ese tipo que tienen que ver con el inicio de esta lucha que fueron los derechos de imagen y la intención de poder negociarlos independientemente.

-¿Cuán importante es para ustedes la participación de Luis Suárez, Diego Godín y Diego Lugano apoyando la causa?

-Es importante la participación, sobre todo, más que el apoyo en las ideas y en la gesta de este movimiento de Godín, de Suárez, de Lugano, también de Palito Pereyra, de todo el núcleo de la Selección, pero en la voz de ellos. Y son nuestros ídolos, porque son gente que nosotros admiramos, pero creo que lo más importante de este vínculo que se ha generado con futbolistas del ascenso de Uruguay y otros de la elite mundial es también el saberse colegas. El hablar el mismo idioma intercambiando ideas y poder mirar hacia un mismo horizonte que es mejorar las condiciones en las que el fútbol sobrevive en Uruguay. Para el hincha, para el funcionario, para el jugador, para el árbitro o para el técnico. No somos un fútbol pobre, somos un fútbol empobrecido. Entonces con la riqueza que nosotros estamos convencidos que tenemos queremos hacer un fútbol más rentable, más viable para todos y donde esa riqueza esté mejor repartida y considerados todos los actores. Los jugadores de la Selección y nosotros pertenecemos a esta lucha y a esta camiseta que es #MasUnidosQueNunca.

-¿Ves algún punto de comparación entre su reclamo y lo que está pasando en el fútbol argentino?

-Puede ser que haya algunos puntos en común aunque todavía no se hayan hecho visibles. Yo me pregunto si es casualidad que se den el mismo momento ambos reclamos, pero creo que no. Por otro lado me pongo a pensar en lo que manifestó Maradona hace mucho tiempo de que “los jugadores tienen que tomar decisiones dentro del fútbol”. Y a mí me parece que eso es así. Es un pensamiento interesante, sin embargo, en Uruguay en este momento la empresa (Tenfield) está hecha por ex futbolistas, el gremio está gobernado por ex futbolistas y nosotros somos todavía futbolistas. Pero hace falta capacitación, militancia, conciencia y eso es por lo que nosotros pugnamos. El fútbol argentino es bastante más grande en relación a nosotros en cuanto al número y yo compararía su lucha con la nuestra por el lado de las voces. Me parece que en el fútbol argentino han aparecido muchas voces de equipos chicos buscando una verdad nueva y preguntándose qué es lo que pasa o por qué no están tomando decisiones en algo que realmente los incumbe. Y creo en ese caso puede estar generándose algo en común, un pensamiento o una apertura como en su momento se dio que los gobiernos latinoamericanos se tiraban hacia la izquierda en casi todos los países. Y a partir de ahí para mí se generaron aperturas sobre todo en lo social y el jugador de fútbol no escapa a eso. Y si es una organización social lo único que no tiene es conciencia de eso o todavía no está organizado.

-¿Creés que el fútbol uruguayo puede ser mucho más competitivo, teniendo en cuenta los buenos resultados que tuvo la Selección en los últimos años?

-Sí, claro. Creo que el fútbol uruguayo puede ser mucho más competitivo, más valorado económicamente, que puede circular mucho más dinero dentro del fútbol, que va a ser más visto, pero sobre todo más digno de jugar, de ver o trabajar de él. Es posible, es urgente, es necesario y me parece que el momento en la historia está dado para que existan cambios. Yo no me quedo en juzgar lo que ha pasado o en la critica vacía de quienes están ahora al frente de nuestra representación como gremio. Yo pienso en el cambio y el cambio siempre genera miedos, movimientos y tensiones, pero hay que confiar en los momentos históricos en los que el cambio se presenta y laburar para eso. Estamos creciendo como personas de derecho, como personas sociales y sobre todo estamos creciendo en responsabilidad y en jugar en la cancha desde lo político. Que el hombre se manifieste es imprescindible y eso es lo que nosotros estamos logrando.

Fotos: Twitter @MUQN_UY #MasUnidosQueNunca

mm
Yamil D'Addato

Periodista. Productor de radio y TV. Buscador de historias, a veces las encuentro. 1/3 de Golero. ydaddato@golero.com.ar

No Comments Yet

Comments are closed