Dorados y Eternos: el libro de la Generación Dorada

Golero se sentó a tomar un café con Matías Baldo, uno de los autores de Dorados y Eternos, para que nos cuente cómo es esto de escribir sobre la Generación Dorada, esos amigos que hicieron historia en el deporte argentino.

Los jugadores argentinos formaron un pelotón y comenzaron a saltar y cantar al unísono. No era teatro, ni para consumo mediático. No era para nadie, sólo para consumo propio. Fue uno de los despliegues de espíritu competitivo más profundos que haya presenciado. Me arrimé a D’Antoni y le dije: “Eso es básquet internacional”. Tras tres años de estudio del básquet internacional y su lenguaje, en ese túnel presencié el alma. Cuando Argentina jugaba, todo su país jugaba. Eso es lo que teníamos que vencer. No su ataque ni su defensa. Su espíritu. En ese momento entendí quién era verdaderamente nuestro oponente y, debo admitir, me intimidaba.

Palabras de Mike Krzyzewski, entrenador de la Selección de básquet de Estados Unidos.

Así de fuerte, con esta declaración de principios sobre la Generación Dorada, comienza el libro Dorados y Eternos, escrito por Matías Baldo y Pablo Pokorski que salió con rotundo éxito en julio del 2016, momentos antes de otra hazaña argentina en los Juegos Olímpicos de Río.

“El libro repasa, desde su génesis, el recorrido del equipo que cambió la historia del básquet para siempre. Cómo se formó la Generación Dorada, los motivos y la historia de un grupo de jugadores que alcanzó lo máximo. Tuvimos la suerte de que todos los jugadores nos contaran anécdotas del plantel que tenía tanta química dentro como fuera de la cancha. Las hay conocidas -pero con detalles relatados en exclusiva por los propios protagonistas- e inéditas”.

-¿Cómo nació Dorados y Eternos?

-El libro arrancó hace tres años y medio como un proyecto a realizar con Pablo. Luego, gracias a Andrés Burgo y Ezequiel Fernández Moores terminamos en la editorial (Aguilar). Teníamos todo un trabajo desde antes de saber que sacábamos el libro. Habíamos realizado varias entrevistas, pero la editorial nos puso un plazo de cinco meses para terminar. Tenía un viaje a San Antonio, Texas, casa de los Spurs por tres meses para trabajar y Pablo (Pokorski) viajaba a Japón para cubrir el Mundial de Clubes con River Plate como animador. Un lindo desafío escribir un libro desde dos puntos opuestos en el mapa.

-¿Cómo consiguieron los testimonios de los jugadores?

-En retrospectiva, todas las entrevistas fueron importantes, desde la primera que fue Fabricio Oberto hasta hacer notas en Estados Unidos para hablar de jugadores argentinos, cosa que hace años, era imposible. Contamos como factor principal con la solidaridad y humildad de los jugadores y entrenadores argentinos. Nunca hubo un no como respuesta. Siempre la predisposición para ayudar a contar su historia.

Los jugadores de la Selección argentina de básquet se manejan con la misma ética y humildad tanto dentro como fuera de la cancha: hablamos con ellos por largos ratos, ya fuera en el hotel donde estaban concentrando o por teléfono, siempre sin límite de tiempo. Pese a tratarse de estrellas mundiales, no existen divismos en estos hombres que mantienen la esencia de quienes fueron antes de cosechar sus logros, el éxito y la fama.

Dorados y Eternos se convirtió en un libro de historias personales, grupales, historias con poco ego pero con demasiadas ganas de ganar y dejar al básquet en lo más alto.

-¿Qué sentiste cuándo viste el libro en las librerías?

-Fue un sueño que arrancamos con Pablo, una locura de madrugada, yo traía una idea de escribir sobre la selección de básquet y él también tenía ganas. La amistad fue fundamental en el proceso de casi cuatro años y poder verlo en las vidrieras es hermoso.

Ir a la librería de cuando era chico, donde compraba los libros que leía y que ahora la gente pueda comprar el que escribí, tiene un significado muy importante para nosotros. Nos escribieron de muchos lados en donde el básquet es un deporte popular como Brasil o Estados Unidos y eso es un plus a todo lo que nos pasó con el libro.

Dorados y eternos reconstruye los últimos quince años de la Selección argentina de básquet, focalizándose en los dos torneos fundacionales de la Generación Dorada: el subcampeonato en Indianápolis 2002 y el oro en Atenas 2004: el lector podrá viajar en el tiempo al lugar de los hechos a través de esta historia minuciosa y fidedigna, que es también un homenaje al mejor equipo de la historia argentina.

mm
Rafael Alarcón

Periodista. Productor de televisión. Me fascinan las historias que no se deben contar. 1/3 de Golero. ralarcon@golero.com.ar

No Comments Yet

Comments are closed