El historiador insólito

Sentarse con Luciano Wernicke a charlar es un peligro. Hay que avisarle a quien lo haga. Porque es una usina de historias futboleras de las más diversas. Increíbles, olvidadas, no contadas y demás menesteres que hacen de sus libros el éxito que tienen. La gente está ávida de conocer más, pero no sólo números y estadísticas, sino un sinfín de historias insólitas del futbol.

Con más de 25 años escribiendo y cazando anécdotas, Wernicke es fuente de consulta constante por colegas en todo el mundo para saber que pasó aquel día, en ese momento y quizás en ese lugar. Tiene (casi) todas las respuestas a las cuestiones más inverosímiles que el fútbol internacional pueda dar. Charla con un insólito historiador en Revista Golero.

En el barrio de Belgrano, un feriado para muchos, pero no para el tipo que trabaja desde cualquier lado donde pueda leer y escribir. Nos encontramos con Luciano Wernicke para que nos cuente el secreto de ser un cazador de vivencias que sólo salen a luz en sus libros de Historias Insólitas de…. buscar el torneo que uno quiera, desde torneo argentino hasta Copa América, por citar algunos.

-¿Porque los libros de curiosidades o de historias insólitas?

-Porque siempre me gustaron las curiosidades, los hechos inexplicables o imprevisibles del fútbol. Cuando era chico, en mi casa, compraban Clarín de los lunes y ahí venía el deportivo y en la contratapa venían las cosas atípicas del fin de semana e iba directo a leer esa parte del suplemento. Además no se conseguían libros de esa naturaleza, entonces de más grande empecé a investigar sobre el tema, me fui apasionando y publiqué un par de libros con una editorial.

Unos años después un colega me convoca para hacer un libro cerca del Mundial de Sudafrica 2010. Tratamos de hacer un libro de curiosidades e historias que a la gente le puedan gustar. A partir del éxito de ese primer libro, vinieron muchos más con la misma temática pero de diferentes competiciones. Fui un poco dejado el periodismo gráfico para dedicarme a escribir en formato libro.

-Cuándo salió el primer libro, ¿presentías que iba a ser un éxito?

-No escrito pensando en eso, pero al no haber un libro de esas características, me pareció una gran idea. Para producir la investigación tuve que leer muchos libros de historias de los mundiales. Uno sabe los datos históricos, pero poco se conoce el trasfondo o anécdotas que derivan de los resultados que todos conocemos.

Saber que Argentina perdió 4-2 contra Uruguay en el Mundial 1930, es conocido por todos los futboleros. Pero saber de la historia de las pelotas de futbol de ese Mundial es interesante. “Se jugó un tiempo con una pelota argentina y en el segundo tiempo con una uruguaya”, esas eran las pelotas oficiales del Mundial.

Toda la competencia se jugó con pelotas argentinas porque eran de mejor calidad, pero Uruguay puso como objeción que sus partidos jugaran con pelota uruguaya, hasta la final que se armó lío. Entonces se jugó un tiempo con cada una. Estos datos hacen interesantes las historias.

-¿Cuánto tiempo se tarda en armar un libro de este estilo?

-Siempre es depende de cada libro, pero en general es muy difícil ir consiguiendo información de cada tema. A medida que empecé a escribir, es más dinámico, porque en la investigación de una cosa, vas encontrando data para otro proyecto. Ahora estoy armando un libro sobre historias insólitas de la Champions League.

-Sos un cazador de historias, ¿algunas te encuentran a vos?

-Obviamente. Hay muy buen feedback con el público, y que me contacta para mostrarme o contarme cosas, todos los días. Estaba en Estados Unidos trabajando con Mario Kempes y me empezaron a escribir sobre el caso de Atlético Tucumán. Más allá del caso concreto, a la gente le gustan las curiosidades y siempre hay alguien que me escribe o conecta por redes sociales. Eso es genial porque aparecen ideas para seguir investigando. El libro se transforma en una red social una vez que se publica. Es muy gratificante que eso pase con algo propio.

 -De todos los libros que escribiste, ¿Cuál es la mejor curiosidad?

-No sé si la mejor, o la más difícil de encontrar, la que me llamó siempre la atención es la de Juan Hohberg. Un jugador argentino-uruguayo que jugó para la selección charrúa en el Mundial Suiza 1954. Sufrió un infarto, estuvo clínicamente muerto, lo recuperaron y siguió jugando. Eso me parece lo más curioso hasta hoy. Totalmente increíble. Hay una historia fascinante de un tipo que hizo un gol sin pisar la cancha.

 -¿Cómo?

-En la FA Cup del año 1937, un equipo jugaba y le faltaba un jugador, entonces empezaron a jugar con diez jugadores. El faltante llega con el partido empezado, el árbitro avisa que cuando sale la pelota, entra a jugar. Efectivamente la pelota se va al córner y este jugador va a patear, corre por fuera de las líneas hasta el lugar. Gol olímpico. Hizo un gol sin pisar la cancha. Esas historias magníficas son las que nutren los libros de curiosidades.

-¿Cuál es la sensación al ver tu libro en la librería?

-Mi primer libro lo vi en la feria del libro, hace 25 años y sentí una gran sensación. Cuando lo veo, todavía me sorprendo, a veces pienso que es un pedazo mío que queda en el lugar, uno se siente orgulloso, tampoco me parece que un libro tenga que ser más que otra cosa. Todo lo que uno hace, tiene que hacerte feliz y darte comodidad, si pasa eso es muy bueno.

mm
Rafael Alarcón

Periodista. Productor de televisión. Me fascinan las historias que no se deben contar. 1/3 de Golero. ralarcon@golero.com.ar

No Comments Yet

Comments are closed