“En el fútbol no es normal que los jugadores estudien”

Daniel Vega es un delantero que tiene más de 100 goles en los diferentes equipos en los que jugó, la mayoría de las divisionales de ascenso. Pero su vida ni siquiera empieza ahí, ya que es contador público nacional, mánager deportivo, director técnico y ejerce como comentarista en transmisiones deportivas. Un todo terreno que pregona el estudio ante todo. Se reunió con Revista Golero para hablar de su trabajo actual como contador, su idolatría por César Menotti, de sus goles en Talleres (R.E.) y del andar económico del gobierno de Mauricio Macri. El contador está listo para las declaraciones juradas…

A los 35, trata de seguir rompiendo redes y contando goles en Escalada. Pero no le fue bien en su último club, su querido Platense…

“Los dirigentes me echaron de Platense. Y el técnico (Juan Carlos Kopriva) no jugó en esa decisión, pero obró muy mal humanamente en la forma que me lo transmitió. Eso se lo recrimino, pero no me cabe duda, que los que me echaron fueron los dirigentes del club. No sé porqué me echaron, porque nadie me habló de frente, nadie me explicó nada”.

-¿A esta altura de tu carrera, con otra dirigencia, volverías a Platense?

-Para Platense siempre voy a estar disponible, pero hoy no puedo pensar que voy a hacer en el futuro. Son tantas frustraciones, que no quiero pensar más allá del ahora, que estoy muy bien. Me volví a sentir cómodo dentro de una cancha, el club y los compañeros me hicieron sentir bien. No pienso en nada más que Talleres.

-¿A los 35, todavía tenes ganas de seguir jugando?

-No puedo vivir de otra manera. Estoy de vacaciones y salgo a correr. Soy demasiado pasional y feliz con el fútbol. Hice 17 goles en todo el año y mientras me sienta como jugador del fútbol, me voy a levantar e iré a entrenar.

-¿Por qué fuiste a jugar a Talleres de Remedios de Escalada?

-Cuando me echaron de Platense, pensé en dejar el fútbol, estaba cansado, pero empecé a escuchar muchas ofertas de diferentes clubes que querían tenerme y me sedujo Talleres, porque quiero aprender una nueva forma de juego, que se desarrolla en Talleres. Se buscan todas las formas para que la pelota nunca vuele por el aire, que siempre se juegue al ras del piso. Eso nunca lo había vivido en mi vida de jugador. Lo llamé a mi hermano, el abogado, para que arregle el contrato, que seguía jugando.

“El mejor termómetro que tengo es que en todos los clubes en donde estuve me vuelven a llamar para jugar”.

Vega, por cuestiones obvias, maneja todos sus contratos y no tiene representante, pero destaca que lo hace por el trato personal que le da a cada club en el que juega. “A los clubes les gusta negociar conmigo porque al no tener intermediario, se ahorran mucha plata”.

-Cuándo se termine el fútbol profesional, ¿qué querés hacer? ¿contador, director técnico, mánager deportivo, comentarista en transmisiones o, de todo un poco?

-Este año voy a volver a dirigir dos equipos de fútbol femenino (lo hizo durante 2016) y agrego un equipo de fútbol masculino en una liga de Banco Nación en Vicente López. Voy a ser técnico de Primera División.

Uno de los equipos femeninos se llama “Las Vegas”, cuando a Daniel se le mencionan, suspira, se sonríe y dice: “una vergüenza”, vuelve a sonreír y explica que es porque lo dirige junto a su hermano. El otro equipo representa al Colegio de Abogados de San Isidro.

Es una experiencia excepcional, todo lo contrario a lo que uno piensa. Se cree que la mujer no sabe de fútbol, y al hablar con ellas, analizando cosas, las mujeres saben mucho de fútbol y son realmente apasionadas. Es un prejuicio mal concebido devenido del machismo que tiene el deporte. El fútbol femenino no está bien desarrollado en nuestro país”.

Cuando termine mi carrera como jugador, voy a dirigir fútbol como mi ídolo: César Luis Menotti". Daniel Vega y una declaración de principios: “Mi referente es Menotti. Soy hincha de Huracán y mi viejo también, empezamos por ahí, luego seguimos con el River ’88 y el Independiente posterior a Brindisi que jugaba muy bien. Escucharlo hablar me hipnotiza, aprendo mucho cada vez que lo puedo ver. Marcó un antes y un después en el fútbol argentino, siendo el primer campeón mundial con la selección. La AFA con lo mal que está no puede desperdiciar a Menotti, cuanto menos hay que escucharlo. Me quedaría a vivir escuchándolo hablar de fútbol”.

Una de las mejores frases que tiene Menotti, es la que dice que “sigue jugando al fútbol, pero como le dijeron que adentro ya no era útil, tuve que correrse a un costado”. El día que ya no esté adentro, seguiré haciéndolo desde al lado de la cancha.

“Lo de comentarista deportivo surgió y va a seguir así durante todo el tiempo que pueda, estoy en un programa deportivo y sigo la campaña de Huracán”, club del cual es hincha. “Mis amigos dicen que lo hago bien, yo no podría arriesgar algo así. No lo hago por profesión, voy a la cancha, veo a mi equipo, y veo muchas tácticas, me sirve para jugar y así las puedo explicar lo mejor posible. Es un paso previo para poder entrenar y eso es en vivo”.

Daniel Vega, el multifacético delantero de área, estudió y sigue formándose. Parece inquieto en querer seguir aprendiendo cosas…

“Se pueden hacer otras cosas que no sea solo patear una pelota. El jugador de fútbol, casi siempre piensa en la pelotita (sic). En el fútbol no es normal que los jugadores estudien. Es una discusión eterna, porque todos sabemos que se puede, pero muchos esperan esa transferencia que los salve y toman conciencia cuando es un poco tarde en la carrera. Cerca de los 30, se dan cuenta que no se van a salvar y quieren terminar el colegio secundario rápido, pero por ahí es tarde para emprender una carrera universitaria a esa edad jugando al fútbol”.

“Ahora que el fútbol está complicado con el tema de los pagos, hablo con diferentes jugadores y les planteo que si no les alcanza para vivir, hay que salir a trabajar. El jugador a veces se acomoda al estilo de vida cómoda y la carrera es muy corta. El jugador debe estudiar o trabajar para aprovechar el momento, algo debe hacer en sus tiempos libres”.

“Después de la nota me voy a trabajar”, dice uno de los goleadores de la B Metro… “Mi pilar en esto fueron mis viejos que me inculcaron que siempre, pero siempre había que estudiar. Ir a entrenar, a la facultad, leer, estudiar, jugar e ir a entrenar fueron la rutina de estos 25 años de fútbol. Había momentos que quería dejar y salir con mis amigos un fin de semana, pero mis viejos siempre estuvieron ahí brindando apoyo”.

-¿En qué momento estudias?

-De noche. A la mañana entreno y la siesta es sagrada para descansar y recuperar. Después trabajar y facultad. Se resignan muchas cosas por esta vida de sacrificio, y cuando no se podía entrenar por las nenas (es padre de dos hijas), o por algún doble turno, me llevaba los libros a la concentración y alguna que otra noche en vela para recibirme. La carrera es difícil y en la UBA tiene un plus por la estructura de la universidad.

Daniel Vega fue tentado para ser transferido al Once Caldas de Colombia, que había ganado la Copa Libertadores en la recordada final contra Boca. Por su triunfo, tenía que disputar la Copa Intercontinental contra Porto (perdió por penales 8-7) y el ex Platense debía jugar esa final, pero decidió quedarse porque le quedaban pocas materias para recibirse de Contador Público Nacional.

“Hay que ver que es el éxito, eso se lo pone cada uno, soy feliz como soy, no importa si te perdés de algún equipo más importante que te venga a buscar, si vos te tenes que recibir para tu futuro, lo debes hacer. La gloria era terminar la carrera, no podía resignar tanto tiempo invertido en algo que me gusta tanto. Hoy duermo tranquilo”.

Goles y Monotributo Categoría B Metropolitana

“Tenemos un estudio jurídico-contable con mi hermano Gustavo. El otro hermano está todavía estudiando para contador y va a trabajar con nosotros”.

-¿De qué te encargas en el estudio contable?

-Hago la mayoría de los trámites simples, como inscripciones al Monotributo, Declaraciones Juradas, temas relacionados con impuestos a las ganancias y demás. Todavía no estoy realizando sociedades porque requiero mucho tiempo y seguimiento, pero si me animo a realizar auditorías contables y trabajos más específicos.

El jugador de fútbol que es contador y vive en la Argentina tiene una opinión formada sobre el rumbo económico del gobierno de Mauricio Macri…

“Macri heredó una situación muy complicada, y le cuesta remontar. Tengo fe y esperanza en que mejore la situación, aunque veo que hay cosas que son malas o están equivocadas, no existe la mala intención en la política económica”.

-¿Qué te parece el cambio en el impuesto a las ganancias?

-Me parece bien, era un tema que hacía una década que se debería haber cambiado, al igual que el Monotributo. Puede resultar insuficiente todavía, pero que lo hayan cambiado es un comienzo. Es un impuesto que no debería existir, es muy injusto, por lo menos para los trabajadores. El gobierno debe abocarse a los temas de carácter social que son urgentes, como por ejemplo la seguridad. Tampoco es un cuestión de este gobierno ni del anterior, es una cuestión de educación social que lleva años, como llevo ese tiempo para llegar a este difícil momento, llevará años reeducar a la sociedad. En Argentina está la cultura de los malos ejemplos, en donde pareciera que el que menos hace, más tiene. La mejor manera de dar un ejemplo, es estudiar y trabajar, y eso se debe mostrar y premiar.

-¿Cuál es la mejor medida que tomó Macri en política económica?

-Es difícil, porque hoy no están los resultados y todas las medidas parecen incorrectas. El cambio de escalas en impuestos es una medida acertada para aliviar un poco el bolsillo de la gente, aunque todavía falte más. Las medidas no tienen el resultado palpable para poder calificar a un gobierno.

-¿Cuáles medidas te parecen erróneas?

-No veo mal que haya cambiado el ministro, la política desgasta mucho y hay que ver el motivo real del cambio en economía. Medidas erróneas hay algunas. Me muestro muy transparente en lo que soy y hago y los funcionarios del gobierno, inclusive el propio presidente deberían mostrar su declaración jurada y hacerla pública. Este gobierno no demuestra transparencia. El ejemplo es Panamá Papers.

“Si fuera Macri pondría toda la plata en mi país. Sería un voto de confianza de la autoridad máxima para demostrar la confianza de que las cosas van a mejorar. La gente ve al gobierno poco terrenal, porque parecen que son todos jefes y CEOS y por eso hay un poco acercamiento entre el poder y el pueblo. María Eugenia Vidal es lo más terrenal del gobierno y deberían seguir esa línea. Tuvo muchos aprietes y amenazas porque no se bancan que una mujer logre gobernar una provincia como Buenos Aires”.

“Lo que no puedo tolerar de nadie, sea el partido que sea, es la falta de transparencia y la mentira. Eso daña la integridad de un país”.

Daniel Vega, el contador de goles, a los 35 años, con más de 18 temporadas como jugador profesional, un estudio contable familiar, varias carreras terminadas y otras por empezar, quiere seguir aprendiendo.

mm
Rafael Alarcón

Periodista. Productor de televisión. Me fascinan las historias que no se deben contar. 1/3 de Golero. ralarcon@golero.com.ar

No Comments Yet

Comments are closed