“Lo único que quiero es jugar al fútbol”

El fútbol argentino está lleno de jóvenes promesas a las que le perdemos el rastro. Cuando Javier Pastore fue vendido al Palermo de Italia, tras su explosión en el Huracán de Ángel Cappa, Gino Clara asomó como su reemplazante natural. En sus primeros partidos en Primera División sorprendió con su habilidad y desfachatez, pero todo lo que vino después no fue lo que esperaba. Revista Golero quiso hablar con él para que cuente su historia.

A pocas semanas de rescindir su contrato con J. J. Urquiza, (Primera C) Gino Clara se levanta todos los días temprano, para entrenar. Hace doble turno con un profesor para no perder el ritmo. Debutó en 2010 con Huracán, bajo el ala de Ángel Cappa, quien lo veía como un “típico wing de los de antes”, con Héctor Rivoira tuvo continuidad y mostró sus condiciones, pero su salida conflictiva del Globo fue tan solo el comienzo de una sucesión de situaciones adversas que desembocaron en una carrera irregular y una actualidad lejos de las canchas. Hoy con 28 años está sin club, pero con la ilusión de sentirse nuevamente un jugador de fútbol.

-¿Por qué tu salida de Huracán terminó siendo conflictiva?

-Yo la verdad no tenía muchas ganas de irme porque estaba jugando bien y con continuidad. Empecé a tener dificultades con la renovación de mi contrato, el tema empezó a salir en los medios y en ese momento me llama Miguel Ángel Russo que me quería para Racing. Esto fue en el 2010. Salí mal de Huracán, con problemas con Carlos Babington- era el Presidente en ese momento- y él supuestamente habló con los presidentes y los técnicos de los clubes de que yo no podía jugar en Argentina por un año. Babington me cortó las piernas, porque yo tenía muchas ganar de ir a Racing. Terminé en Colo Colo, que estaba con Diego Cagna como técnico. Jugué muy poco porque estaba lesionado y además llegué sin hacer la pretemporada por el conflicto que tuve en Huracán. Más allá de que venía jugando tuve que viajar de urgencia a Chile porque sino me quedaba sin equipo. Fue todo muy rápido, pero mi paso por Huracán fue hermoso y no lo voy a olvidar nunca.

-¿Pensás que ese mal momento que viviste te terminó perjudicando para el resto de tu carrera?

-Y sí, fueron tantos problemas para mí siendo tan chico que me pegaron mucho en ese momento. Eso le hace mal a cualquier jugador. Y pasar a Colo Colo, que es tan grande en Chile como River o Boca, fue muy fuerte y no me daba cuenta de donde estaba. Solamente jugué el clásico con la Universidad de Chile. Después me llegó una oferta de San Lorenzo, hice la revisión médica y Ramón Díaz, que estaba en ese momento, me dijo que no me quería porque ya habían comprado a otros jugadores y no había más plata. Entonces me tuve que volver a la Segunda de Chile y pasé al Rangers. Ahí ascendimos a la A, jugué bastante y después llegué a Independiente.

Llegué con mucha ilusión porque me había pedido el Turco Mohamed, que me conocía de Huracán desde chico. Fuimos a hacer la pretemporada a Los Ángeles, jugamos la Suruga Bank y me sentía muy bien. Lamentablemente el Turco se tuvo que ir, pasaron varios técnicos y no tuve muchas posibilidades. Después cuando estuve en Los Andes no me dejaban hacer fútbol porque me había saltado un amparo y seis meses no pude jugar por este problema. Me la pasaba corriendo en los entrenamientos. Después pasé a Villa San Carlos y firmé media hora antes de que cierre el mercado de pases. Fue un sueño pasar de la B Metro al Nacional B.

-¿Cómo fue esa corta experiencia en Italia jugando en el Agropoli?

-Es un equipo de la Serie D, no es una liga competitiva. Es como el Argentino A de acá. Entrenábamos en una cancha sintética y después pasábamos los domingos a jugar en el pasto. Me acostumbré al idioma, tenía un compañero con el que me hice amigo que era argentino, pero se me terminó el contrato y me volví para acá. Fui a entrenar a Argentinos, pero no era la época para incorporar y quedé parado tres meses. Estuve dos semanas, pero no tuve la oportunidad de quedarme. Gorosito no me tuvo en cuenta y arreglé en J. J. Urquiza.

-Con todas las situaciones difíciles que tuviste, ¿pensaste en dejar el fútbol y probar con otra cosa?

-No, nunca. En este momento estoy entrenando todos los días doble turno con un profe. Y él siempre me dice que tengo que estar fuerte de la cabeza y seguir así. Es un momento duro porque estoy sin club y es difícil que me llamen porque te preguntan dónde jugaste, cuántos partidos y eso te bajonea un poco. De ser una promesa en Huracán y hoy estar así te pega fuerte. Es muy difícil. De mi parte yo sigo con mi rutina de jugador. Levantándome temprano de forma positiva, me alimento bien, no salgo, me cuido, no fumo. Soy profesional 100%. Ahora espero que salga algo bueno para volver a ser lo que era antes.

-¿Cómo fue tu relación con Javier Pastore?

-Con Javier jugué algunos partidos en la Tercera cuando recién había llegado Cappa a Huracán. Después nos subieron a los dos y rotábamos siempre. A veces él iba al banco y yo jugaba en Reserva o al revés. Hasta que un día Ángel lo hizo jugar, le dio confianza y desde ahí no paró más. Y las inferiores las hice en Independiente con el Kun Agüero. Salimos campeones en Octava, a él lo subieron a los 15 años a Primera y a mí me dejaron libre porque no crecía. Era chiquito y todos los demás eran enormes. Después pegué el estirón y me fui a Huracán.

-¿En algún momento te ponés a pensar en por qué hoy te encontrás en esta situación?

-A veces me pongo a pensar en lo que viví, que varios clubes grandes me querían y ahora estar en esta situación es difícil. Me pongo a mirar videos míos en Youtube de lo que era de pibe. La velocidad que tenía y no poder explotar eso ahora. No hay nadie que me dé la confianza de llevarme a un equipo y hacer una pretemporada para demostrar que puedo jugar. Yo muero por tener continuidad. Tener una pelota, encarar, gambetear como hacía antes. Sea el club que sea. No tengo representante. Y por cómo se manejan acá es muy difícil que te llamen de algún lado. Pero siento que todavía la puedo seguir peleando, no me doy por vencido.

mm
Yamil D'Addato

Periodista. Productor de radio y TV. Buscador de historias, a veces las encuentro. 1/3 de Golero. ydaddato@golero.com.ar

No Comments Yet

Comments are closed