Los pases invisibles

Jugadores argentinos que estuvieron en clubes y que a su vez (casi) ni estuvieron. La historia de tres defensores que ni sabes que llegaron a un club y dos ídolos nacionales en lugares que no sabías que habían jugado. Por qué no fueron lo que habían sido antes, porque llegaron y se fueron o porque casi no figuraron, estos son los pases invisibles.

Martín Demichelis

El marido de Evangelina Anderson y (ex) jugador de la selección nacional había sido contratado por el Atlético Madrid en el mercado de 2013 para reforzar una defensa que contaba con algunas bajas de relevancia. Llegó, estuvo 17 días entrenando con el plantel colchonero hasta que sonó el teléfono y del otro lado se encontraba Manuel Pellegrini. Viejo y querido conocido del ex River, decidió sin siquiera debutar, ir a Manchester City, donde jugaría durante tres años.

Roberto Ayala

Un caso parecido es el del ex capitán de la selección. Luego de su exitoso paso por Valencia, fue comprado por el Villarreal para tener un refuerzo de jerarquía en una zona sensible de cancha, donde se había ido Gabriel Milito al Barcelona. Firmó con el Submarino amarillo durante la 2006/07 de cara a la siguiente temporada pero solo tuvo tiempo de posar una vez con la casaca amarilla. Estando en la Copa América de Venezuela ‘07 (final perdida con Brasil 3-0), Zaragoza pagó los seis millones de cláusula y lo llevó para el club donde brillaron los hermanos Milito, sin jugar un solo minuto en Villarreal.

Gabriel Heinze

Pocos recuerdan que el primer equipo europeo que decide apostar por el ex defensor de Newell’s fue el club blanquivioleta. La cuestión es que apenas llegó, eso sí,  lo cedieron a préstamo al marchó al Sporting Lisboa de Portugal. Después volvería a Valladolid donde jugaría varios partidos para dar el salto, recién en 2001 al Paris Saint-Germain donde tuvo una carrera exitosa y que devino en el conocimiento general de un jugador que estuvo muy poco en el fútbol argentino.

Mario Kempes

Que se puede decir de uno de los mejores jugadores de la historia argentina. En Valencia ídolo total y absoluto por el pueblo que se acuerdan de las jugadas y los goles del cordobés. En 1981, el Matador, vino a River en donde salió campeón del Nacional ’81, pero como el club no terminó de pagar el pase volvió a Valencia. Estuvo un año más y se fue a jugar al baby fútbol. Pero el guerrero nunca dejó del todo y fichó para el Hércules, un equipo menor del fútbol español. Ahí no terminó su periplo por equipos menores. Jugó también en el First Vienna Football Club, equipo austríaco que está, actualmente, en la tercera división.

Alfredo Di Stéfano

Uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, salió del Real Madrid por la puerta de atrás en la recta final de su carrera. Una discusión con Miguel Muñoz, entrenador blanco de la época, lo llevó a salir del club rumbo a Barcelona, donde sería entrenado por su buen amigo, recientemente retirado, Ladislao Kubala. Pocas se acuerdan de tal paso, porque sus números no fueron cercanos a las tardes de gloria con el equipo merengue. Además, fue fichado por un equipo de Barcelona, cosa que no les cayó de buen humor a los aficionados madrilistas.

mm
Rafael Alarcón

Periodista. Productor de televisión. Me fascinan las historias que no se deben contar. 1/3 de Golero. ralarcon@golero.com.ar

No Comments Yet

Comments are closed