Héctor Chavero: “Messi es un engañador”

El gran amigo de César Luis Menotti le cuenta a Golero cómo ve el fútbol de hoy y las diferencias con lo de ayer. “En el fútbol argentino se corre mucho para recuperar la pelota, pero no se corre tanto cuando la tenemos”. Café con un maestro que está atravesado por Menotti, Rinus Michels y su tío Atahualpa Yupanqui.

chavero-2

Recoleta, ciudad de Buenos Aires. Un bar que bien podría ser en la cafetería del Ajax holandés o en los Jardines de Bacardi, en Barcelona, pegado al Camp Nou. Muchas tazas, algunas cucharitas y servilletas tachadas en la mesa para mostrar el pressing del seleccionado alemán durante el último Mundial Brasil 2014.

Chavero pasó la mitad de su vida aprendiendo y haciendo lazos con los grandes maestros de la corriente holandesa de fútbol, con su apogeo en Michels y Cruyff como máximos exponentes.

“El fútbol es único, pero el que lo cambió para siempre fue Rinus Michels”. Provocó una revolución, creó el pressing (año 1972) como movimiento táctico, adelantó la línea defensiva hasta mitad del campo, consiguiendo que se redujeran los espacios mentales y el tiempo para decidir, porque los espacios son los mismos, la cancha mide 100 x 70. A su vez tuvo la inquietud de poner dos jugadores bien abiertos, llamados extremos o wines, y con eso se provocó la apertura del campo para crear espacios.

Chavero se apasiona cuando habla de fútbol, casi como si en el café donde hacemos la nota se estaría jugando un partido…

“Rinus Michels inculcó a los jugadores que una vez perdido el balón, tenían entre seis y siete segundos para recuperar y si no, ponerse en posición de marca para retardar el avance”. En el mismo momento, sus compañeros que estaban bien cerca por el poco espacio que había, se disponían a cortar las líneas de pase.  No había jugador libre. Era fácil recuperar y tener posesión propia.

-¿Existe un revisionismo histórico sobre esta forma de ver y pensar el fútbol?

-Michels fue el maestro de Johan Cruyff y este llevó todos los conceptos aprendidos al Barcelona. Previamente, él ya había mudado su método a Barcelona. Cambió entrenamiento físico por entrenamiento con pelota. Cruyff tuvo en Guardiola un alumno aventajado que, con los principios de la escuela holandesa, más algunas ideas suyas, se convirtió en un soplo de aire fresco y puro para el fútbol mundial.

“Guardiola inculcó en los suyos que la marca al hombre no servía, que la recuperación ante la pérdida era para ser protagonistas, tener la posesión del balón es mandar. Cuando tengo la pelota mucho tiempo, estoy diciendo aquí mando yo”.

En un frenesí que lleva desde la ley de offside hacia un tostado completo, pasando por ídolos mundiales, la charla- lo de entrevista fue dejado de lado-, Chavero cuenta sus gustos personales y cómo ve el fútbol argentino.

"Me gusta mucho Almirón, tiene muy buenos conceptos y es muy claro con sus jugadores para transmitir la idea. En el fútbol es imperioso que el jugador esté convencido de la idea del entrenador y que con esa idea se llegará a la eficacia. El técnico tiene que tener el compromiso de los jugadores, que no van a traicionar la idea, aún en la adversidad, que en algún momento se va a dar. Si el jugador está convencido es colectivo, si el jugador no lo está, es individual. Por eso es muy importante el poder de seducción, ya que aumenta la creatividad, la imaginación de los jugadores, incluso por esa seducción, se va creando un grupo humano fuerte".chavero-6

“En el fútbol argentino se corre mucho para recuperar la pelota, pero no se corre tanto cuando la tenemos. Un jugador debería tener cuatro opciones de pase, en cambio ven que se matan para recuperarla, pero cuando se logra, no hay movilidad para poder seguir elaborando, ese el principal defecto del fútbol argentino”.

"No se puede jugar con tantos jugadores delante de la línea de la pelota porque están todos de espaldas. En el fútbol se debe avanzar en diagonales, no de frente porque si no, se recibe de espaldas y no tiene muchas salidas. Los jugadores no esperan lateralizados, si un jugador está dando la espalda a la línea lateral, está mirando el panorama de juego para darle salida a la pelota y se pone a distancia de la marca".

“Hay una máxima entre los entrenadores que tratan de jugar bien al fútbol y es que el mejor el delantero que esté llegando y no que esté en el lugar”. He oído a muchos que dicen referente de área, “al adversario no quiero darle ninguna referencia, nunca. Me sirve más un delantero que entre, salga, que rebote, pero nunca que gire con la pelota, que entregue el pase y se perfile en línea de pelota, de espalda a los laterales".

“Alario es lo más parecido a Van Basten que yo he visto en la Argentina. Tuve la suerte de verlo mucho al delantero holandés y es comparable con el pibe santafesino, se sale de referencia, toca y vuelve, tira diagonales correctas (de afuera hacia adentro)”.

Chavero otea el panorama y sus ojos tienen recuerdos, en ese brillo, hay nostalgia, quizás de los años como director de las formativas del multicampeón Ajax. Todo lo que mira en el horizonte lo neutraliza con una sonrisa innegociable al hablar de fútbol, dice que le gustaría estar en el día a día de inferiores en algún club, pero que tampoco lo desvela.

-¿Cómo se les inculcan conceptos a los jugadores en inferiores?

-En Holanda desde los 12 años teníamos un programa que nos iba marcando pautas para mejorar a los jugadores, en técnica individual, defensa del estilo de juego, entonces todas las categorías se van armando de tal manera que a los 18 años, el jugador ha hecho un proceso tipo “escalera”. Por eso, los holandeses son tan defensores del estilo. En inferiores al técnico se lo advierte que debe respetar el estilo, gane o pierda. No importa perder, la derrota más dolorosa es la muerte de la idea.

Los puestos se trabajan específicamente un par de veces por semana: el arquero no puede trabajar lo mismo que el lateral derecho o el delantero. Se entrena por posición y por situaciones de juego. Se ensaya, como si fuera un orquesta, primero todos juntos y luego cada instrumento para mejorar la capacidad del que lo toca. A su vez todos tocamos la misma partitura con un director de orquesta.

Chavero nos desafía: “Si la Quinta o la Cuarta de Boca, River, San Lorenzo o cualquiera juegan iguales que la Primera, avisame y pago la cena”.

LOS CUATRO PARÁMETROS DEL FÚTBOL SEGÚN HÉCTOR CHAVERO

"Dentro de los cuatro grandes parámetros que tiene el fútbol, defender, recuperar, elaborar y definir, el entrenador debe decidir cuál será su idea en cada etapa del juego.  Lo que tienen que tener claro entrenadores y jugadores es el donde y el cómo se hacen las cosas. Nosotros organizados como equipo para desorganizar al adversario. Si hacemos 15 pases seguidos, estamos todos juntos y el rival sin darse cuenta se está desorganizando al tratar de recuperar. En el momento que se pierda la pelota, como vamos a estar todos juntos, le vamos a impedir al rival que nos genere un contraataque porque es muy difícil tener pase en los espacios que dejamos".

Muy amigo de sus amigos, que son los de siempre y es el fútbol. Una de las mejores definiciones de Menotti, la da Héctor Chavero: “Menotti, desde la pelota, es el mejor entrenador de todos. Enriquece la actualidad de cada jugador y eso es inmenso, acota un amigo".

Queda una última pregunta. Es sobre el mejor jugador del mundo y uno de los mejores de la historia...

"Lo importante es que se ha convertido de un enorme goleador a un jugador total. Messi amaga a que corre y frena, amaga que corta y no corta, amaga que va para la derecha y va para la izquierda, ¿qué es lo que mejor hace? Engañar. Es un tremendo engañador. Nunca lleva la pelota atada, el balón es un desprendimiento del pie, nunca mira la pelota, va mirando el campo, a los compañeros, por eso puede colocar un pase con exactitud en tiempo y distancia".

-¿Pero usted vivió más a Maradona que a Messi? Chavero piensa y su respuesta introduce una figura que no queda afuera de sus jugadores cuando se habla de los mejores del mundo.

-No se puede comparar a Maradona con Messi, ni siquiera con Cruyff. Son distintas épocas. Pongo en el mismo plano a estos tres con Pelé. En otro plano inferior están Platini, Zidane, Riquelme, Ronaldo, Ronaldinho, Van Basten, Gullyt, entre otros. Si diría más Messi que Maradona, sería mentira, porque Diego hizo cosas de extraterrestre, y Cruyff era un jugador/técnico que con la pelota en los pies marcaba el camino del equipo y la posición de los compañeros. Podía ir de 0 a 100 en un segundo, todos tienen diferentes características en momentos diferentes. No sé si es el mejor, pero Johan Cruyff es el jugador más completo que vi.

Vamos saliendo de un bar donde en la mesa dejamos más cucharas, tazas y servilletas que un contingente de extranjeros, de los que andan por Recoleta. En esa esquina donde Golero pudo aprender con Héctor Chavero, se respiró fútbol, recuerdos y el inmenso placer de saber que por acá vivió el fútbol.

Por Rafael Alarcón y Gerónimo Galeano

Fotos y edición de video: Gerónimo Galeano

mm
Rafael Alarcón

Periodista. Productor de televisión. Me fascinan las historias que no se deben contar. 1/3 de Golero. ralarcon@golero.com.ar

No Comments Yet

Comments are closed