Nicolás Cambiasso: Contador Público Nacional de los tres palos

Cambiasso es un apellido que es referencia con All Boys. En este número de Revista Golero, Nico habla de su glorioso paso por el club, su aventura en Real Madrid y cómo retomó la facultad cuando colgó los guantes para recibirse de Contador Público Nacional.

A los 18 años, Nicolás emprendió una aventura junto a su hermano Esteban, yéndose  a jugar al Real Madrid.

-¿Cómo fue esa experiencia?

-Éramos chicos. Tenía 18 y Cuchu recién había cumplido 16. Los dos estábamos en inferiores de Argentinos y surgió la posibilidad de irnos para allá. Desde todo punto de vista fue una experiencia enriquecedora, humanamente salimos fortalecidos como hermanos y como personas hacia los demás.

Estar en uno de los cinco clubes más grandes del mundo, es tremendo, y más a esa edad. Aprendes de todo, desde cómo organizarte en otra ciudad y cultura para tampoco sentirse desguarnecidos. Más allá del fútbol, me sirvió para la vida. A los 18 años tenía a mi cuidado a Esteban en otro país y debía entrenar como cualquiera de mis compañeros. Eso te sirve para madurar.

-A tus 18 años, en esa época, ir al Real Madrid, ¿no te voló la cabeza?

-Habremos cometido errores, pero nada comparado con la dimensión del club. Todo se puede resolver con humildad, trabajo y valores. Adaptándose al lugar y no pretender que el lugar se adapte a nosotros.

Nicolás Cambiasso es sinónimo de sapiencia abajo de los tres palos, con una carrera destacada en muchos clubes del ascenso, en donde siempre fue líder, pero su paso con gloria por All Boys, nunca será olvidado.

Se retiró en 2014 y es ídolo total en el club. Pero siente que no se fue de la mejor manera…

-¿Te hubiese gustado irte mejor?

-No es eso, me fui cuando me tenía que ir. Es verdad, que hubiese querido que el club esté mejor en lo institucional en ese tiempo. En lo personal, creía que era el momento adecuado para irme. Tenía la decisión tomada hace seis meses pero sólo la sabía la familia. Me hubiese gustado irme con el club ordenado. All Boys siempre fue un club del ascenso, sabíamos que la situación en Primera, era excepcional. En 104 años, estuvo 12 años en la máxima categoría.

-¿Cómo fue el proceso de los ascensos de All Boys?

-Cuando hay una armonía general en el lugar de trabajo, las cosas funcionan. Están los ejemplos de Temperley, Lanús, Sarmiento subiendo dos categorías en un año, y en muchos ejemplos. Lo mismo pasó con Banfield, Gimnasia, River y más clubes que sí estuvieron mal institucionalmente, en lo deportivo son difíciles. En el fútbol hay pocas casualidades y más causalidades de lo que la gente cree. Los resultados a lo largo llegan. No es una cuestión de plata, sino de orden, de proyectos y respetarlos.

-¿Qué se siente ser ídolo?

-Mucha alegría. Significa que más allá de lo que uno hizo en la cancha, la gente me reconoce como persona, el compromiso y la lealtad con la que defendí la camiseta. Siento mucha satisfacción y orgullo, aunque es más de lo que merezco.

El retiro del futbolista de la actividad profesional supone el vacío. La actividad diaria de ir a entrenar, jugar los fines de semana, el reconocimiento por los logros obtenidos y quizás el haber cumplido el sueño de toda una vida, se terminan rápido. Cambiasso decidió retomar una carrera que había dejado para volar de palo a palo…

Nicolás se retiró en 2014 y decidió terminar la carrera que tantas veces había comenzado: Ciencias Económicas en la Universidad de Belgrano…

"Estoy estudiando. Retomé por tercera vez y me queda muy poco para recibirme para conseguir otro logro en mi vida, recibirme de Contador Público Nacional. El fútbol es corto y muy volátil, a veces hay trabajo y otras veces no conseguís club. Llegas a los 35 o 36 y tenes que dejar de hacer lo que amas porque el cuerpo no te responde más y no servís. A esta edad, sos viejo para un montón de cosas y si no hiciste una diferencia en lo económico, la podes pasar mal".

mm
Rafael Alarcón

Periodista. Productor de televisión. Me fascinan las historias que no se deben contar. 1/3 de Golero. ralarcon@golero.com.ar

No Comments Yet

Comments are closed