Tirando paredes y derribando barreras

El fútbol como herramienta de inclusión. La iniciativa de Tirando Paredes nació hace cuatro años con la misión de que chicos y jóvenes con síndrome de Down tengan un espacio de divertimento y que también los ayude a mejorar aspectos como la autoestima y la personalidad. Revista Golero fue a un entrenamiento para que nos cuenten un poco más sobre este proyecto solidario que derriba barreras.

Al no haber espacios deportivos para chicos con síndrome de Down, los licenciados en Psicología Martín Finzi y Francisco Lanusse, crearon la escuela de fútbol Tirando Paredes con el objetivo de fortalecer el desarrollo, socialización e inclusión, a través de valores como el compañerismo, el sentimiento de pertenencia y el deporte como agente de salud.

Actualmente, más de 35 chicos y chicas se reúnen todos los viernes a la tarde a tirar paredes en el club Atlanta. El grupo de los chicos (de 8 a 13 años) y el de los jóvenes (de 14 en adelante) se juntan para jugar a la pelota acompañados por un equipo de profesores que los guían durante el entrenamiento. Hablamos con Francisco Lanusse para conocer más sobre esta actividad.

-¿Cómo nació el proyecto de Tirando Paredes y cómo se involucró Atlanta?

-Al principio éramos dos psicólogos los que empezamos con el proyecto y nace de empezar a escuchar que los pibes con síndrome de down, con los cuales trabajamos mucho haciendo terapias, no tenían lugares para hacer cuestiones recreativas y deportivas. Porque los chicos van a mucha terapia todo el tiempo, fonoaudiología, tienen un millón de exigencias intelectuales y poco espacio de diversión con otros. Entonces surge desde ahí.

Empezamos en San Lorenzo. Estuvimos cuatro meses, de septiembre a diciembre 2013. Se fue diluyendo el contacto con el club y en 2014 empezamos a buscar otro lugar. Y una familia, de la cual yo había sido psicólogo de uno de los chicos, tenía contacto con gente Atlanta para poder presentar nosotros el proyecto. Lo presentamos, tuvimos dos o tres reuniones y se encaminó todo para hacerlo.

-Para ustedes que están adentro hace varios años en Atlanta, ¿ven que otros clubes se involucren con este tipo de proyectos uniendo el deporte con la inclusión o todavía es algo que cuesta?

-Hay varias iniciativas, por ahí no específicamente de fútbol ni de síndrome de down, pero está Boca Social, River también con su fundación, en Lanús hay una movida muy grande y en Ferro hay algunas actividades inclusivas. También en Independiente, pero son pocos los lugares. Ese es uno de los objetivos que estamos empezando a pensar ya que Tirando Paredes funciona muy bien en Atlanta expandirlo hacia otros lugares. Cosa que cualquier otro chico con síndrome de Down pueda ir a cualquier escuela que tenga cerca a hacer esta actividad.

-Se nota que hay una demanda de las familias y los chicos que necesitan un espacio.

-Muchas veces ven nuestro video institucional o alguna de las actividades y te escriben porque les interesa, pero cuando les decimos donde queda no pueden porque están lejos. Y partiendo de esa demanda es como que empezamos a pensar en expandirnos para llegar a más pibes que no están cerca de Capital Federal.

-¿Cómo ven ustedes la evolución de los chicos con el correr los entrenamientos?

-Es muy notorio y muy impresionante en muchos casos. En todos hay avances. Algunos chicos llegan cabizbajos, que ni te miran a los ojos, les da vergüenza saludar a los compañeros o primero nos saludan solo a los profes porque están acostumbrados a la interacción con un adulto y con alguien que les facilite el habla. Hay muchos avances de personalidad, de autoestima, de motivación, de interés por el otro. Y también avances futbolísticos.

Tenemos los trabajos con pelota y una parte previa donde nos sentamos, conversamos y el que quiere cuenta algo de lo que hizo en la semana. Y a ese espacio les damos mucha importancia, casi o igual que el fútbol porque es el lugar donde se incluyen.

-¿Y por qué eligieron al fútbol como la herramienta que los ayuda a ustedes a trabajar con los chicos?

-En realidad es porque nos gusta a nosotros, primero por eso. A los dos o tres que pensamos la idea nos encanta el fútbol. Después teorizando y pensando más profundamente lo elegimos porque es un deporte de equipo. Nosotros podríamos hacer tenis, pero tiene menos registro del otro. Y el fútbol tiene algo impresionante por cómo te hace conectarte con lo demás y pensar lo que estás haciendo vos y el resto.

-Con todo lo que nos contaste apuntan a algo más grande con Tirando Paredes.

-Esa es la idea que se viene. Desde ya que cuando empezamos a pensar en esto nos daba miedo o incertidumbre de si lo íbamos a poder hacer. Recuerdo el primer día con los profes de no saber si alguien iba a venir y ahora tenemos dos grupos de más de 30 chicos. Nuestra idea es expandirlo más porque creemos que está bueno. Después tenemos mini proyectos del día a día como torneos internos, la idea de ir jugar afuera con un equipo, actividades con los jugadores de la Primera de Atlanta, entre otros.

-¿Y con los otros clubes cómo se puede hacer para que se involucren y magnificar la idea?

-Nosotros le damos mucho hincapié a las redes sociales, un poco como publicidad pero también para transmitir mucho de lo que hacemos, los ejercicios y la idea es que cualquier persona que lo vea en el mundo pueda replicarlo. Y después en lo que podamos multiplicarlo nosotros lo vamos a poder ir haciendo pero todo implica tiempo y a veces no lo tenemos.

Más información sobre Tirando Paredes en www.tirandoparedes.com.ar

Fotos y edición de video: Gerónimo Galeano

mm
Yamil D'Addato

Periodista. Productor de radio y TV. Buscador de historias, a veces las encuentro. 1/3 de Golero. ydaddato@golero.com.ar

No Comments Yet

Comments are closed