Un milagro llamado Juan Martín Del Potro

Hablamos con Sebastián Torok, quien trabaja desde hace 17 años en el diario La Nación y es columnista de tenis en Radio Continental, para que nos cuente cómo realizó la investigación para su primer libro. “El Milagro Del Potro” es una biografía que recorre la vida del tenista argentino desde sus comienzos en Tandil, las lesiones y su recuperación casi de película, hasta la consagración histórica en la Copa Davis.

Después de la medalla de plata conseguida en los Juegos Olímpicos Río 2016 por Juan Martín Del Potro, el periodista Sebastián Torok decidió que era el momento de retomar la idea de hacer un libro sobre la vida del tenista argentino.

-¿En qué momento decidiste que tu primer libro iba a ser sobre Del Potro?

-A mí me gusta el tenis desde chico. De hecho lo juego a un nivel muy aficionado, pero siempre me gustó. Después de muchos años de trabajar cubriendo fútbol, a partir de 2010 en La Nación empiezo a cubrir tenis. Empecé a viajar un poco, a conocer la historia más de cerca de Del Potro y tuve la oportunidad de hacerle muchas notas. Mano a mano y en distintas etapas. Y el libro fue una idea que me empezó a dar vueltas porque su historia era muy atractiva y en el 2014 me decidí a hacerlo. Pero después vinieron las lesiones, las cirugías en la mano izquierda y quedó un poco en la nada.

-¿Qué te motivó empezar esa búsqueda?

-El momento en el que decido que tenía que retomarlo fue el año pasado cuando en julio el diario me manda a Tandil a cubrir la recepción que le hacían después de la medalla de plata en Río. En esos dos días que estoy en Tandil fui a su colegio, hablé con sus maestros, visité el barrio donde vivía él en su infancia, voy también a su club y recorro el rastro del Del Potro más desconocido que es quizás el de sus orígenes. Después retomé el contacto que tenía con la editorial, obviamente se entusiasmaron y a Juan Martín le conté que iba a hacer el libro el miércoles a la noche previo al sorteo de las semifinales de la Copa Davis. Es decir que si Argentina perdía con Gran Bretaña el libro se hacía igual. El “milagro” ya estaba hecho a partir de lo que había hecho en los Juegos Olímpicos. Elaboré una lista de 30 entrevistados y llegué a casi 70. Estoy conforme y contento porque fue un trabajo bien fundamentado.

-Las entrevistas que hiciste para el libro son muy variadas. No te centraste solamente en el mundo del tenis.

-Totalmente, sí. Porque el libro obviamente está impulsado a partir de algo deportivo, pero es más que nada una búsqueda y un viaje más al lado emocional de sus sentimientos. Así aparecen desde el Negro Gómez que fue su formador, Franco Davín y Martiniano Orazi que son dos testimonios claves en el libro porque ellos estuvieron ocho años con Del Potro y prácticamente no hablaban con la prensa, y también están Martín Palermo, Ricardo Darín, fanático del tenis, y el director de cine Pablo Trapero, que también es aficionado y admirador de Del Potro.

El capítulo final es un análisis yo diría objetivo sobre que Del Potro se ganó un lugar en la mesa de las leyendas del deporte argentino. Y para ese capítulo hablaron Gabriela Sabatini, Emanuel Ginóbili, Hugo Porta, Roberto De Vicenzo y Maradona escribió una carta especial para libro. Así que por ese lado creo que lo más valioso son los testimonios. Desde las personas que jugaban con él desde muy chico, todos sus preparadores físicos de las distintas etapas, sus entrenadores, hasta hablé con el obstetra de su madre de la clínica donde nació en Tandil.

-Mientras buscabas y hacías las entrevistas, ¿hubo algo que te haya sorprendido? ¿algún detalle o historia que no conocías?

-Sí, muchísimos. En cada entrevistado descubría una historia que yo no conocía. Eso es increíble porque no parece que conoce todo de estos personajes superpopulares y cuando te metés en un viaje así buscando mucho más allá descubrís esas historias. Y lo bueno es cuando logras la confianza del entrevistado y te cuenta cosas. Davín me ha contado detalles increíbles de distintas etapas, de los momentos de sufrimiento cuando estaban solos en el hotel de Rochester en EE.UU y tenían que decidir si iba al quirófano o no. O lo que hizo para que Del Potro no pensara tanto en el tenis y no se presionara en el US Open que ganó en 2009. Sus rutinas, todo.

"El Milagro Del Potro" en la biblioteca de Wimbledon.

-Lo que hizo Del Potro en 2016, ¿te modificó algo de lo que tenías pensado para el libro hasta ese momento?

-Si y no porque fue un poco de la mano. El libro lo terminé de cerrar el 10 de abril de este año. Pero el lunes posterior a que Argentina gana la Copa Davis en Zagreb lo veo a Del Potro en el hotel antes de volver a Buenos Aires y me dice “vas a tener que agregar otro capítulo”. Y la verdad que fue el mejor final. Algo impensado allá en julio en el momento que empecé a hacer el libro.

-Te aprovecho y te traigo a su actualidad. ¿Cómo ves el 2017 algo irregular de Del Potro?

-En Wimbledon dejó una sensación de que está falto de esa electricidad, de la pólvora en sus tiros y no está bien físicamente. Esa actitud que lo caracterizó de salir a ganar como sea, pese a estar en mejores o peores condiciones, no está hoy. Fue un semestre muy raro con obstáculos personales como el fallecimiento de su abuelo y a él le ha pegado mucho lo que pasó el año pasado. Fue muy fuerte y le está costando muchísimo encontrar la motivación. Obviamente uno espera mucho de él o le va a exigir porque ya lo demostró. Pero el tema es si él está convencido de que quiere hacer otra vez ese gran esfuerzo para ser top ten. Que no tenga un entrenador estable es todo un síntoma también. Que yo creo que es muy necesario para él.

Fotos: Twitter @sebatorok

mm
Yamil D'Addato

Periodista. Productor de radio y TV. Buscador de historias, a veces las encuentro. 1/3 de Golero. ydaddato@golero.com.ar

No Comments Yet

Comments are closed