Una tarde en la casa de D10s

El 7 de noviembre de 1978 el inmueble ubicado en la calle Lascano 2257 dejó de ser un hogar común y corriente. Ese día, el club Argentinos Juniors le compró a un joven Diego Armando Maradona una casa tras haber firmado su primer contrato profesional y por su cumpleaños número 18. Actualmente es un museo recuperado y creado por Alberto Pérez, ex dirigente del Bicho, y su hijo César, quienes recolectaron y recibieron materiales de todas partes del mundo para recrear la ambientación de esa época. La casa de D10s abrió sus puertas y recibió a Revista Golero para hacer un viaje a los tiempos del Pelusa.

“Diego no buscó la comodidad material, sino más bien emotiva. Porque la familia vivía con él. Y la familia se adaptó plenamente acá”, señala con orgullo Alberto Pérez, quien es hoy el dueño de la primera casa de Maradona tras pasar por varias manos y unas cuantas hipotecas. Una vivienda de un barrio de clase media como Paternal, a pocas cuadras de la cancha de Argentinos Juniors, que puede ser visitada por todo aquel vecino o turista fanático de Diego que quiera conocer una parte de su historia.

Muebles, fotos, cuadros, pelotas, camisetas, recortes de diarios y revistas, jabones y hasta perfumes marca “Maradona”, en síntesis, cerca de 2000 objetos –algunos originales y otras réplicas- que mantienen la esencia de lo que alguna vez fue. El inmueble funcionó durante un tiempo como una fábrica de carteras, por lo que se derribaron algunas paredes, pero la estructura se mantiene fiel a la original.

“En Argentinos no cabe duda que fue una época que no coronó con ningún título, pero era ir a disfrutarlo en la cancha. Es un antes y un después. Porque Argentinos adquiere trascendencia mundial con Diego”, así define Pérez lo que fueron las cuatro temporadas de Maradona con la 10 del Bicho en la espalda. Esos años felices donde Diego emergía como estrella del fútbol argentino y saltaría a la fama definitivamente con el campeonato mundial juvenil conseguido con Argentina en 1979.

Uno de los espacios que más interés genera es la habitación de Diego. Hace falta subir unas escaleras para llegar al entrepiso y pasar por la pieza donde el Diez habrá soñado con ganar un Mundial. La cama, los botines y el tocadiscos con el que escuchaba la música que sonaba durante los años de finales de los 70’ y principios de los 80’ están ahí, distribuidos para ser observados y darse cuenta uno donde está situado.

Diego salía por la ventana de la pieza para ir al único baño que se encontraba en la terraza. Lugar donde todavía está la parrilla que usaban para los asados y ahora está decorada por un mural que ocupa toda una pared con su retrato y la palabra "D10s". “Son muchos años de trabajo que uno no se dio cuenta porque para mí siempre fue un entretenimiento. Ir buscando cosas de Diego, estudiar todo lo que repercutió en el mundo y lo que significó como fenómeno cultural", así se expresa Alberto Pérez quien además es profesor titular de la cátedra Daños en el deporte, de la Facultad de Derecho de la UBA.

"Me recorro todas las plazas donde venden cosas viejas y siempre algo de Diego aparece. Lo he hecho con todo cariño. Por eso queremos compartirlo con todos y nuestra idea es que esto no se pierda nunca”, así explica Pérez cómo fue el proceso hasta llegar a la recuperación de la casa y hacerla museo. La curiosidad como motor de un hombre que fue quien le firmó su primer contrato a Diego y durante un tiempo además fue su abogado.

Diego vivió en esta casa hasta fines de 1980, cuando la vendió para irse a Villa Devoto. Una manera de conocer a las leyendas es ir a los lugares donde estuvieron antes de serlo. El hoy museo de Lascano 2257 tiene un cartel que dice: “Aquí vivió Diego Maradona” y mantiene la atmósfera de esa época, donde todavía era promesa de un club de barrio, pero algunos años después conquistaría al mundo de la pelota con su magia.

Fotos y edición de video: Gerónimo Galeano

mm
Yamil D'Addato

Periodista. Productor de radio y TV. Buscador de historias, a veces las encuentro. 1/3 de Golero. ydaddato@golero.com.ar

No Comments Yet

Comments are closed